Profe ELE nativo: cuidado para no olvidar el español

Un fenómeno curioso: hispanohablantes que viven en Brasil con el tiempo pueden llegar a olvidar su propio idioma. Es común la mezcla, hay bastante interferencia del portugués,  y esto crea problemas, especialmente para quienes se ganan la vida con la lengua española.

¿Ya te ha pasado? Quieres recordar una palabra y te sale en portugués. Llevas tantos años viviendo en Brasil que ya no sabes si lo que estás diciendo existe en español.

Vamos a hablar de este fenómeno, sus posibles causas y qué podemos hacer para evitarlo.

Anécdotas…

Los primeros contactos que tuve con este fenómeno fueron en viajes a Brasil en ómnibus, donde durante 18 horas de viaje se tiene la oportunidad de conocer algunas personas.

Conversando con uruguayos que hace años que viven en Brasil, me sorprendió el uso exagerado de palabras en portugués que hacían. «Soy uruguaya, hablame en español», les decía, pero me miraban como sin comprender a qué me refería.

Después me tocó vivirlo en carne propia. Viví dos años en Florianópolis. Al volver a Montevideo, conversando con un amigo colega teacher, le dije algo así como «ese problema ya está resolvido».

Me miró con estupor. Me dijo «¿Resolvido? ¿En serio me decís resolvido?»… y realmente me quedé sorprendida cuando me dijo que era resuelto.

 

Resuelto, pero claro, es resuelto. ¿Cómo me pude olvidar? Y la cosa es que realmente me había olvidado.

Además, lo peor es que las personas creían que lo hacía a propósito, que usaba la entonación del portugués y algunas palabras en este idioma para hacerme la interesante.

Esto pasa porque realmente no pueden creer que a alguien se le pueda olvidar su lengua materna.

Y, vuelvo a repetirlo, pasa. A quienes vivimos en otro país se nos puede olvidar sin querer.

En mi caso, me quedé tan impactada de que me hubiera pasado eso que hice un esfuerzo consciente para recuperar todo mi español y mi uruguayez en el proceso.

Y ahora, que estoy viviendo en Brasil nuevamente, hago de todo para mantener mi español activo y funcionando.

Un poco de teoría…

Pero vamos a explorar por qué sucede este fenómeno. Se habla de lenguas en contacto cuando existen dos sistemas lingüísticos diferentes que entran en  relación.

Algunas manifestaciones que la lingüística estudia en relación a las lenguas en contacto son los usos lingüísticos en comunidades bilingües y multilingües; diglosia, cambio de código (code switching), muerte de lenguas (language death) y desgaste lingüístico (language attrition).

Éste último, el fenómeno del desgaste lingüístico, es lo que explicaría el olvido de la lengua materna.

Como el portugués y el español son lenguas próximas, con intercomunicabilidad entre ambas, se producen fenómenos de transferencia, interferencia y/o desgaste: 

* Algunas palabras, expresiones, sonidos o estrategias se transfieren de una lengua a la otra, por ejemplo, aquellas que son iguales o muy similares en los dos idiomas (ventilador, mesa, al que madruga dios lo ayuda, etc.). Este fenómeno es positivo.

* Otras producen interferencia, o sea, perjudican la comunicación, por ejemplo en el caso de los falsos cognados (embarazada, exquisito).

* El desgaste es cuando una de las lenguas invade los ámbitos de uso de la otra y la hace desaparecer, produciendo sustitución lingüística.

La situación ideal sería el mantenimiento lingüístico, es decir, cuando ninguna de las lenguas en contacto sufre grandes cambios, permaneciendo ambas.

En este interesante artículo (en portugués) se tejen algunas hipótesis sobre la relación entre portugués-español a nivel cerebral.

Aspectos psicológicos

También hay factores psicológicos y de la personalidad del individuo que pueden contribuir para que se produzca el desgaste lingüístico.

Por un lado, aspectos negativos que llevan a la inhibición, como la baja autoestima combinada con el miedo a ser discriminado o ridiculizado por el entorno si habla su lengua, o la necesidad de ser aceptado por el grupo.

En algunos casos, la persona considera a Brasil como superior a su propio país, ya sea por ofrecer mejores condiciones económicas o por una cuestión cultural: esto puede tener influencia a un nivel inconsciente en su competencia comunicativa, lo lleva a suprimir el idioma que en su mente tiene relacionado con situaciones negativas o desfavorables.

Por otro lado, aspectos positivos que hacen que el individuo aprenda el portugués con mayor facilidad, como la admiración por la cultura, el gusto por el idioma y un deseo fuerte de integrarse a la comunidad lusohablante y de ser un participante activo de la sociedad, pueden hacer que incorpore elementos del portugués en su español como efecto secundario de esa actitud abierta de empatía.

¿Cómo hacer para mantener el español?

Ser competente en ambas lenguas, sin que se produzca el desgaste, es muy deseable para cualquier individuo en general; después de todo, ser bilingüe tiene muchas ventajas.

Pero para el profesor de español, es vital. Trabajamos enseñando español, si tenemos interferencia del portugués estaremos perjudicando a nuestros alumnos.

Para que esto no nos pase, podemos tomar algunas medidas:

1. Tener consciencia de este fenómeno. Si nunca habías pensado en esto o no te habías dado cuenta, comienza a observar a las personas. Observa cómo se expresan otros hispanohablantes que viven en Brasil. Presta atención a cómo te expresas tú.

2. Desarrollar una consciencia lingüística. Comienza a prestar atención a la forma, a las palabras y estructuras que son usadas, no solo al contenido de los mensajes.

3. Observar y observarse. Presta atención a las áreas en las que estás teniendo interferencia, haz un esfuerzo consciente por emplear correctamente el idioma. Repite para tus adentros frases clave (preocuparse POR algo, voy EN ómnibus, etc.) para fijar su uso correcto.

4. Conversar con colegas. Conversa con otros profesores que están en tu misma situación, pregúntales si les ha pasado el fenómeno del desgaste, o cómo hacen para mantener su español.

5. Obtener feedback o retroalimentación. Pregunta a las personas de tu país que te conocen si notan que tu español está raro, con una entonación diferente, con uso de palabras extrañas o con errores. Ellos son los que mejor podrán observar cosas que tú no percibes.

6. No perder el contacto con el español. Lee, escucha programas de radio y televisión de tu país, conversa todo lo que puedas con tus familiares y amigos. Hoy en día la distancia no es excusa, Internet permite tener estos contactos fácilmente.

Espero que estas sugerencias ayuden y que el tema presentado sirva como introducción a la reflexión y al intercambio entre los docentes nativos para que podamos ayudarnos en la superación del desgaste.

======================
Referencias:
Ferris, Cristina. Bilingüismo y diglosia. Lenguas en contacto. Normalización lingüística
Malkes, Renata. É possível esquecer a própria língua?

======================

Te invito a comentar y contar alguna técnica que has usado o que se te ocurra sobre este tema: ¿Cómo haces para mantener tu español viviendo en otro país?  ¡Gracias por compartir!

Deja un comentario